RYGGSÄCK N:O 1

Un homenaje a los últimos cien años

Cuando se acercaba el centenario de Haglöfs, empezamos a debatir cómo celebrar este acontecimiento. No tardamos en decidir que el producto al que recurriríamos para la celebración sería una mochila, ya que fue el artículo que empezó a comercializar Wiktor Haglöf por aquel entonces.


Cuando el equipo de diseño empezó a debatir cómo avanzar en el proceso, se pusieron de acuerdo en un aspecto rápidamente: la mochila debía estar fabricada en Suecia al 100 %, lo que suponía que todo el material, los proveedores y los participantes en la producción debían estar en este país. En el mundo globalizado en el que opera Haglöfs hoy en día, esto resultó ser todo un desafío, y se plantearon varios problemas que tuvimos que resolver.

La inspiración del RYGGSÄCK N:o 1 fue una de las primeras mochilas que creó Wiktor Haglöf en 1916, que por aquel entonces se llamaba Ryggsäck N:o 6. Era una mochila sencilla y llena de estilo con un compartimento principal grande y dos bolsillos más pequeños en la parte delantera. Con este diseño como punto de partida, los diseñadores y desarrolladores de productos de Haglöfs empezaron a trabajar con la nueva mochila, le dieron una silueta moderna y unas líneas más de acuerdo con la estética contemporánea. Algunas de las características fundamentales del producto que surgieron durante el proceso de diseño fueron que debía ser atemporal y prácticamente indestructible, que debía durar al menos 100 años y que debía envejecer con dignidad.
Producir en 2014 una mochila 100 % fabricada en Suecia demostró ser al mismo tiempo sencillo y muy difícil, por el mismo motivo: no hay demasiados proveedores entre los que elegir. Por ejemplo, en Suecia no hay fabricantes de cremalleras, hebillas de plástico ni velcro, y varios detalles de productos que normalmente no requerirían demasiada consideración obligaron al equipo a pensar de forma creativa. Muchas de las soluciones desarrolladas fueron fruto de volver la vista atrás y dieron a Haglöfs el privilegio de trabajar estrechamente con muchos artesanos y artesanas suecos de gran talento.

The No. 1 Backpack

Cuando el equipo de diseño empezó a debatir cómo avanzar en el proceso, se pusieron de acuerdo en un aspecto rápidamente: la mochila debía estar fabricada en Suecia al 100 %, lo que suponía que todo el material, los proveedores y los participantes en la producción debían estar en este país.

The No. 1 Backpack

La RYGGSÄCK N:o 1 es un producto avanzado en su simplicidad y está repleta de detalles técnicos, pero sobre todo está hecha para llegar lejos y poder legársela a generaciones futuras.

The No. 1 Backpack

La inspiración del RYGGSÄCK N:o 1 fue una de las primeras mochilas que creó Wiktor Haglöf en 1916, que por aquel entonces se llamaba Ryggsäck N:o 6. A partir de este modelo, los diseñadores de Haglöfs empezaron a trabajar en la nueva mochila.

The No. 1 Backpack

En el interior de la tapa lleva una etiqueta, y la idea es que el propietario escriba su nombre y los años que lleva usándola. Esto hará que se pueda seguir la trayectoria de la mochila a lo largo de varias generaciones, quizás incluso de los siglos.

La RYGGSÄCK N:o 1 es un producto avanzado en su simplicidad y está repleta de detalles técnicos, pero sobre todo está hecha para llegar lejos y poder legársela a generaciones futuras. En el interior de la tapa lleva una etiqueta, y la idea es que el propietario escriba su nombre y los años que lleva usándola. Esto hará que se pueda seguir la trayectoria de la mochila a lo largo de varias generaciones, quizás incluso de los siglos.

The No. 1 Backpack

La empresa que produce la RYGGSÄCK N:o 1 es SACCI, en Dalarna, la empresa que fundaron los hijos de Wiktor Haglöf, Rolf y Hans Haglöf, a mediados de los 70, tras vender Haglöfs Ryggsäcksfabrik AB. Siguieron trabajando en la producción de mochilas y sistemas de apoyo para los sectores militar, sanitario y forestal, e incluso fueron proveedores temporales de mochilas para Haglöfs durante un tiempo. Al colaborar con la familia Haglöf, la empresa no solo ha cerrado el círculo, sino que también ha podido fabricar la RYGGGSÄCK N:o 1 a pocos kilómetros del lugar donde todo empezó en Dalarna hace tantos años.

"Trabajar únicamente con proveedores suecos y materiales producidos en Suecia es importante. Y cerrar la historia de la mochila de la forma en que lo hicimos, al tener la posibilidad de trabajar junto a la familia Haglöf y siendo conscientes de que el hijo de Wiktor Haglöf, Hans Haglöf, ha participado en el proceso de producción de todas las mochilas a sus 84 años, es algo único".